El Reglamento General de Gestión Ambiental fue puesto en vigencia bajo el Decreto Supremo 24176 el 8 de Diciembre de 1995 junto con los demás reglamentos de la Ley del Medio Ambiente.


Al tratarse de la gestión ambiental, y por lo definido en el reglamento, de alguna manera el resto de los reglamentos de la Ley del Medio Ambiente se relacionan con este reglamento en específico. Como indica en el Art. 2° del Reglamento General de Gestión Ambiental, gestión ambiental es el conjunto de decisiones y actividades orientadas a los fines del desarrollo sostenible. Por esto se entiende que cualquier decisión o actividad que comprometa el desarrollo sostenible del país, de alguna manera, deberá cumplir tanto el reglamento específico como el RGGA.


Dado el contexto histórico en el que fue realizado el reglamento, y tomando en cuenta que la Ley del Medio Ambiente promulgada en 1992 fue un gran avance en el área legal-Ambiental para la época, el reglamento promulgado en ese entonces representaba un gran avance para Bolivia y su reglamento al igual que su Ley del Medio ambiente fueron vistos de muy buena manera.


Sin embargo para un documento con una temática tan amplia por abordar y regular, el “nuevo” reglamento tenia vacíos y era necesario trabajar en este mientras el cuidado por el medio ambiente tomó más fuerza al pasar los años.


La Ley N° 1333 del Medio ambiente, en el artículo 92°, indica que toda persona natural o colectiva tiene el derecho a participar en la gestión ambiental y el deber de intervenir activamente en comunidad para la defensa y/o conservación del medio ambiente (Ley 1333, 1992). Este artículo abre una puerta para las personas naturales o colectivas, la cual debería ser explotada, sin embargo la gestión ambiental cae netamente sobre la autoridad ambiental y los involucrados directamente en casos particulares.


Se debe de ver la manera de promover la participación de las personas en la gestión ambiental, por medio del reglamento general de gestión ambiental, y en la intervención para el cuidado y conservación del medio ambiente, ya que esto no se aplica en la realidad. Por el medio de actividades ya sean por municipios o por zonas residenciales, integrar a la población en las tareas de gestión ambiental, cuidado y conservación del medio ambiente.


Con respecto a la información de carácter ambiental, en el artículo 21° del RGGA se establece que es deber de la Autoridad Ambiental Competente la difusión periódica de información a la población en general y de igual manera se deberá de informar sobre las medidas de protección y o de mitigación cuando se produzca un suceso imprevisto que pueda ocasionar daños al medio ambiente. (Reglamento General de Gestión Ambiental, 1995).


En este artículo en específico se puede trabajar en el alcance, tanto como en el contenido, de la información. De esta manera asegurarse de que la difusión de información pueda alcanzar a toda la población y con esto procurar la búsqueda de soluciones conjuntas para las problemáticas ambientales. Explotar el potencial de los medios de comunicación y las plataformas virtuales para la difusión de la información debe de ser una prioridad para la Autoridad Ambiental Competente y de esta manera cumplir a cabalidad con lo establecido en el reglamento.


Una falencia con la que nace el reglamento yace en las sanciones administrativas a las faltas, que no configuren como delito. En primera instancia al momento de que una actividad, obra o proyecto cometa una falta por primera vez se le otorgaba una amonestación escrita brindando un plazo perentorio para corregir la infracción. Sin embargo con el Decreto Supremo 26705 de fecha 10 de Julio de 2002, se modifica el artículo 97° donde se agrega que en la situación de una infracción por primera vez, además de la amonestación escrita, se sancionara con una multa cuando la actividad, obra o proyecto causa efectos severos a la salud humana o al medio ambiente.


Fuera del reglamento como documento, los recursos Humanos tienen una gran importancia a la hora de velar por el cumplimiento de dicho reglamento. Dependemos de los recursos humanos, y que estos se encuentren familiarizados con el reglamento, para el debido cumplimiento del mismo. Es por esto que todos los profesionales tanto en el área ambiental como legal deberían de tener conocimiento del contenido de este reglamento, como de los demás reglamentos de la Ley del Medio Ambiente.


A pesar de que el contenido del reglamento se mejore y se pueda evitar cualquier vacío legal, si es que hubiera alguno, el cumplimiento dependerá de la Autoridad Ambiental correspondiente, al momento de los monitoreos, sanciones, difusión de información, entre sus demás tareas. De la misma manera dependerá de las empresas, industrias, instituciones o cualquier actividad o proyecto llevado a cabo por las personas y como estas respetan el reglamento y como se realiza una mejora continua para evitar cometer faltas.

 

Referencias:


Estado Plurinacional de Bolivia. 1992. Ley No. 1333 Ley del Medio Ambiente. [En Línea] [Citado el 28 de Abril de 2017] Disponible en http://www.mmaya.gob.bo/uploads/documentos/ley_1333.pdf


Estado Plurinacional de Bolivia. 1995. Decreto Supremo N° 24176, 8 de Diciembre de 1995. [En Línea] [Citado el 28 de Abril de 2017] Disponible en http://www.lexivox.org/norms/BO-DS-24176.xhtml


Estado Plurinacional de Bolivia. 1995. Reglamento General de Gestión Ambiental, 8 de diciembre de 1995. [En Línea] [Citado el 28 de Abril de 2017] Disponible en http://www.lexivox.org/norms/BO-RE-DS24176A.xhtml


Estado Plurinacional de Bolivia. 2006. Decreto Supremo 28592, 17 de enero de 2006. [En Línea] [Citado el 28 de Abril de 2017] Disponible en https://bolivia.infoleyes.com/norma/2388/decreto-supremo-28592


Estado Plurinacional de Bolivia. 2002. Decreto Supremo 26705, 10 de Julio de 2006. [En Línea] [Citado el 28 de Abril de 2017] Disponible en http://www.mmaya.gob.bo/vma/Normativa%20DGMACC/02_DS_26705.pdf