Bolivia empieza la segunda mitad del  2016 enfrentando la sequía más intensa de los últimos 25 años.

Las autoridades declararon que la sequía es severa y está en todo el país, además que este factor no es reciente, ya que estuvo presente desde el mes de enero y que  las consecuencias se acentuaran aún más en los próximos meses. La sequía en el país golpeó en los últimos meses a 45.863 familias productoras, dañó 164.960 hectáreas de cultivos en 61 municipios y afectó a 28 variedades de productos sembrados; mientras, el número de focos de calor llegó a 35.574 en los primeros seis meses del año.

 

Recientemente, el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología de Bolivia (Senamhi) registra 5.084 focos de calor en el país, la situación más crítica se concentra en los departamentos de Santa Cruz con 2.596 focos y en Beni con 2.171 focos.

.

Efectos principales

 

La Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) registró 193.750 ha. de cultivos de soya, girasol, sorgo y maíz perjudicadas por la sequía, equivalente a $us 90 millones de pérdida y esta cifra va en acenso.

 

Cultivos de maní, papa, ají, amaranto, maíz, trigo, frejol, arveja, quinua, cebada, haba, oca, arroz, soya y chía, son los más perjudicados por la sequía.

Por otro lado, la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz) advirtió que el ganado empieza a perder peso y es más propenso a morir, por lo que contabilizaron una pérdida de $us 120 millones.

 

Además de las consecuencias económicas, la fuerte sequía registrada esta temporada también deja problemas del tipo social que incluso derivan en el desplazamiento de comunidades. Ese es el caso de los guaraníes de la provincia Cordillera de Santa Cruz, que por la falta de agua y alimento, están obligados a dejar sus hogares para buscar alternativas de trabajo en otras regiones. Otros problemas incluyen la proliferación de vectores, por ejemplo la invasión de ratas en el municipio de Exaltación.

 

Causales

 

Ante toda la tragedia se apunta como principal causal al Fenómeno del Niño, cuyos efectos en este caso, hacen referencia a la falta de precipitación e incremento de temperatura en regiones específicas. Sin embargo, cabe resaltar que el Fenómeno del Niño es una consecuencia del calentamiento global, causado por la emisión de gases de efecto invernadero provenientes de actividades antropogénicas, es decir, directa o indirectamente, los causantes de la sequía somos los mismos seres humanos.

 

Bajo este criterio, es claro que Bolivia no es considerado uno de los países de mayores emisiones de GEI, ya que esta categorización corresponde a los países industrializados; sin embargo, las consecuencias se viven en nuestro territorio y debemos afrontarlas de la mejor forma posible.

 

Una de las causales más significativas de este hecho es la falta de planificación de respuestas ante los impactos del Fenómeno del Niño, ya que estos no ocurren de forma inmediata sino progresiva; lo que permitiría generar estrategias de prevención,  mitigación y adaptación al cambio climático. Haciendo especial énfasis en las medidas de prevención, ya que la implementación de las mismas permitiría evitar los impactos del Fenómeno del Niño o en todo caso afrontarlos de manera favorable.

 

Soluciones

 

El cambio climático en general, impone dos importantes retos: mitigarlo mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse a sus impactos ya inevitables. La mitigación del cambio climático hace referencia a la reducción de emisiones de GEI, esta es una tarea importante no solo a nivel global sino también a nivel nacional. En Bolivia el 83% de los gases de efecto invernadero proviene del cambio de uso de suelo por parte de los pobladores: de uso forestal a uso agrícola.

 

La adaptación consiste en una serie de medidas destinadas a reducir la vulnerabilidad e incrementar la capacidad de resiliencia de los ecosistemas y las sociedades frente a los efectos inevitables del cambio climático. Las medidas de adaptación pueden estar dirigidas a asegurar la provisión de agua, seguridad alimentaria, reducir epidemias, y mejorar la capacidad de respuesta a efectos extremos.

 

Como se ha establecido anteriormente, la mejor solución ante sequias e inundaciones es la implementación de medidas de prevención como estrategias de adaptación al cambio climático, está claro que las movilizaciones para ayudar a damnificados son parte primordial para las respuestas a emergencias; pero estas se llevan a cabo después del desastre. Sin embargo, planificar, proyectar e implementar medidas con tiempo anticipado permitiría prevenir o reducir la intensidad los impactos.

 

Bolivia cuenta con instrumentos normativos e institucionales en cuanto a cambio climático, específicamente la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra, mediante los mecanismos de adaptación y mitigación del cambio climático.

 

Sin embargo, mientras no se tomen acciones para la mitigación y adaptación al cambio climático a corto mediano y largo plazo, los impactos negativos del Fenómeno del Niño como las sequias e inundaciones seguirán afectando de forma considerable a la población, la economía y el medio ambiente. Por otro lado, cabe mencionar, la necesidad de cuidado de los cuerpos de agua presentes en las regiones; como ríos, acuíferos y aguas subterráneas. Es necesario establecer estrategias para la protección de la cuenca alta y el cuidado en la cuenca media para que el recurso vital llegue a la cuenca baja con la calidad necesaria, por ello el tema de las zonas de recarga de acuíferos y la reforestación deberían ser tareas prioritarias.

 

REFERENCIAS:

 

Hoffmann y Requena. 2012. Bolivia en un mundo 4 grados más caliente.  La Paz Bolivia

La sequía en Bolivia golpea a más de 45.860 familias y el número de focos de calor supera los 35.570 Disponible en: http://www.la-razon.com/sociedad/Sequia-focos-calor-Bolivia-familias_0_2539546062.html

Sequía ocasiona 35.574 focos de calor en el país Disponible en: http://eju.tv/2016/08/sequia-ocasiona-35-574-focos-de-calor-en-el-pais/

Suben las afectaciones por la sequía en Bolivia. Disponible en: http://www.eldeber.com.bo/economia/suben-afectaciones-sequia-bolivia.html

El drama del desplazamiento de guaraníes por la sequía.  Disponible en: http://www.erbol.com.bo/noticia/social/07082016/el_drama_del_desplazamiento_de_guaranies_por_la_sequia