El compost es básicamente un fertilizante absolutamente orgánico que se puede producir en la casa y de paso contribuir menos a la fermentación y el exceso de Nitrógeno que se acumula en los basurales y da ese característico mal olor en los vertederos.

 

El compost es material nutritivo, como el humus que se produce en forma natural en el suelo cuando la materia orgánica se descompone y abona las primeras capas del suelo.

 

A través del compostaje doméstico conseguimos una reducción en origen de los residuos urbanos, minimizando los problemas ambientales ocasionados por el transporte de los mismos y por su tratamiento en vertederos (contaminación de aire y suelos, malos olores, ocupación del territorio).

 

Las ventajas de hacer compost de forma doméstica son:

 

  • Por un lado mejora la estructura de los suelos, haciéndolos más fácilmente trabajables, mejorando su capacidad de retención de agua, su ventilación y previniendo los efectos de las heladas. 
  • Aumentamos la cantidad de materia orgánica del suelo y la disponibilidad de nutrientes asimilables para las plantas. 
  • Conseguimos un producto de alta calidad, sin sustancias contaminantes, con lo que estamos mejorando la salud de nuestro jardín.

 

A continuación te mencionamos los pasos a seguir para elaborar tu propio compost en casa:

1. Construir tu compostador.- 

 

Básicamente se refiere al recipiente en el que se lleva a cabo el proceso. 

 

Existen compostadores de plástico a la venta, sin embargo también se puede adaptar uno a partir de una caja o tablas de madera. Solo toma en cuenta que la estructura debe ser resistente, tener una tapa superior y si existen espacios entre las tablas puedes llenarlos con trozos de cartón o madera.

 

El sitio ideal para colocar el comspostadores un lugar sombreado para evitar que los restos se desequen demasiado en verano y de fácil acceso para no hacer incómoda la manipulación de los restos.

 

 2. Rellenado de materia orgánica.-

 

2.1 Se colocará en la base del compostador una capa de unos 10 cm de ramas o podas trituradas para asegurar una buena circulación del aire y un mejor drenaje del material que depositemos encima.

 

2.2 Posteriormente colocaremos una mezcla de materiales secos (ramas, podas,      paja, recortes de setos, hojas secas) y materiales verdes (césped, malas hierbas, restos           de frutas y verduras) en una proporción de dos partes de verde por una parte de seco.

 

2.3  A continuación Los restos que echemos provendrán de la cocina y del jardín y deben estar bien troceados para favorecer su descomposición. Para ello lo ideal es                   ayudarnos de una trituradora vegetal o bien, con paciencia, cortarlos con unas tijeras de jardinero.

 

Es importante remover bien los materiales para que exista una mayor aireación y se distribuya homogéneamente la humedad por todas las partes del compostador. Nos podemos ayudar de un “aireador”, de una horca, un rastrillo o un palo. Esta operación la haremos en cada aporte de material. Esto nos va a permitir que el proceso se desarrolle adecuadamente.

 

Cuando observemos que la parte de abajo ha adquirido un color oscuro y un olor agradable a tierra de bosque, el proceso en esa parte ha terminado y podremos sacarlo. Una vez fuera lo cribaremos, pues siempre quedan restos que aún no están transformados del todo. La parte que pasa por la criba es el compost y lo podremos utilizar en nuestro jardín, macetas o en el huerto. La parte que se queda en la criba se reincorporará al compostador para que continúe y reactive el proceso.

 

Realizar compost casero tiene muchos beneficios para el medio ambiente y para las plantaciones de tu hogar y como se ha podido comprobar, los pasos son sencillos. ¡Pongámoslo en práctica!

 

REFERENCIAS:

 

Hacer compost en casa. Hogares Verdes. Disponible en: https://hogares-verdes.blogspot.com/2013/05/hacer-compost-en-casa.html

Huerta y Jardin: Cómo hacer compost en casa (Compostera). Disponible en: https://www.veoverde.com/2008/11/huerta-y-jardin-como-hacer-compost-en-casa-compostera/