Natural Zone
Reintegrándote con nuestro Ambiente. Reintegrándote con nuestro Ambiente.
Síguenos en Facebook

Eso que llamamos clima (temporadas de sol, lluvia, frío húmedo o seco) en Bolivia se ve influenciado por diversos factores cuyo conocimiento es fundamental para la toma de decisiones y la elaboración de mecanismos de adaptación y prevención especialmente ante futuros eventos extremos.

Dando una definición más amplia, el clima es el conjunto fluctuante de las condiciones atmosféricas caracterizado por los estados y evoluciones del tiempo en un lugar, región o a nivel global, en un periodo considerado relativamente largo (Montealegre Bocanegra, y otros, 2000). Está marcado por la temperatura, la latitud, la radiación solar, la elevación, la distancia al mar, los vientos y en gran parte por las corrientes oceánicas que transportan calor, humedad y dióxido de carbono (Rodrigo, 2008). Se considera diferente a lo que denominamos tiempo, el cual describe el estado de la atmósfera en un momento y lugar determinado. Las variaciones del clima se pueden dar a escala estacional (nivel mensual), intraestacional (en decenas de días o de uno a dos meses), interanual (de año en año) e interdecadal.

Bolivia se encuentra en la zona del Trópico de Capricornio, tiene una amplia variedad de climas desde el polar en la cordillera de los Andes al tropical en los Llanos, aspectos marcados por una combinación de diferentes elementos. En general, los cambios en temperatura no presentan grandes variaciones temporales y las fluctuaciones de presión son pequeñas. La precipitación depende en gran parte del transporte de humedad desde el área amazónica y/o atlántica, que en época de lluvias es controlado por el monzón sudamericano (SAMS, South American Monsoon System) generado por la intensa convección en la zona central oeste del Brasil y transportada a Bolivia por los vientos alisios. La cordillera de los Andes es una barrera que desvía el viento del este hacia el sur o lo lleva a elevarse hacia los valles y zona andina, dejando la humedad transportada en forma de lluvia (Andrade, 2014).

La región baja de Bolivia se divide en una húmeda y una seca o Chaco, en la zona media se produce alta precipitación por convección orográfica presentando alta biodiversidad. Las zonas altas son regiones con baja precipitación y bajas temperaturas, esto está influenciado por el anticiclón estacionario llamado Alta de Bolivia, la región de baja presión de origen térmico en el Chaco y el chorro de bajo nivel de Sudamérica (SALL, South American Low Level Jet )al este de los Andes, que es una corriente de vientos que transportan humedad hacia el sureste con comportamiento estacional siendo más prominente en verano, alimentando a la cuenca de La Plata, pero llegando muy poco a la región del Chaco, el comportamiento del SALL está controlado por la posición e intensidad de la Zona de Convergencia del Atlántico Sur - SACZ y la Zona de Convergencia Inter Tropical - ITZC. Siendo SACZ inversamente proporcional a SALL (Andrade, 2014).

Figura 1. Fases opuestas del modo de variabilidad dominante sobre Bolivia y Sudamérica en verano.

SACZ-ITCZ.jpg
Fuente: (Liebmann, y otros, 2011)

Para el altiplano, en el verano se inician procesos convectivos de gran intensidad que originan tormentas debido al calentamiento de la superficie altiplánica, durante el invierno existe un intenso flujo de aire seco casi permanente proveniente de occidente, inhibiendo la lluvia. También tiene gran influencia la Alta Subtropical del Pacifico –ASP, que modula la intensidad de convección que se genera sobre el altiplano, cuando se encuentra desplazada hacia el este, se inhiben los procesos de convección y aunque SALL transporte humedad, no hay lluvia. SACZ influye en la cantidad de humedad cuando existen las condiciones adecuadas, si SACZ se intensifica, la precipitación sobre el altiplano se reduce. Cada una de estas características sinópticas están presentes casi todo el año, variando solamente su intensidad. (Andrade, 2014)

Finalmente modelan el clima el evento El Niño, La Niña y la Oscilación del Sur –ENOS, fenómeno interanual que implica la interacción de las aguas superficiales del océano Pacífico tropical con la atmósfera circundante. Las anomalías cálidas de temperatura oceánica ocasionan El Niño (fase positiva) y las anomalías frías La Niña (fase negativa), el componente atmosférico esta medido cuantitativamente por el Índice de Oscilación del Sur - IOS, que refleja el cambio relativo entre la presión atmosférica a nivel del mar entre los sectores occidental y central oriental del océano Pacífico (Uriarte, 2010).


Cuando se da el fenómeno de El Niño puede afectar a la temperatura y a la precipitación, incrementando la temperatura del aire en la región Pacífica y en los valles interandinos y en contrapartida una disminución de la temperatura del aire en la madrugada propiciando heladas en el altiplano y zonas montañosas con elevación superior a los 2500 msnm y una disminución de lluvias, en tanto que en tierras bajas se da un aumento de precipitación. Otro efecto es el aumento de la radiación ultravioleta que llega a la tierra, por el predominio del tiempo seco que favorece el incremento de horas de brillo solar y la radiación incidente. (Montealegre Bocanegra, y otros, 2000). La Niña tiene una tendencia inversa a lo que produce El Niño pero no es exactamente lo contrario, produciendo alteraciones en la vegetación, contenido de humedad del suelo, nivel y caudal de cuerpos de agua.


Figura 2. Representación de los Fenómenos de El Niño y La Niña

fenomenolanina.jpg
Fuente: https://www.luznoticias.mx/posiblellegadadelaninaeninvierno20172018-31122/


El Niño y La Niña modifican drásticamente el clima en muchas de las regiones de Bolivia (Andrade, 2014). Sin embargo, otros autores manifiestan que si bien todos los países de América del Sur se encuentran expuestos a los fenómenos de El Niño y La Niña, no afectan de manera especial a Bolivia (United Nations Office for Disaster Risk Reduction, UNISDR, 2015). Sequías e inundaciones extremas no siempre coinciden con fases negativas o positivas del ENOS, puesto que la señal de El Niño no es muy clara en Bolivia, ya que la zona oriental también recibe una importante influencia del Atlántico, lo que hace a ENOS más compleja en el este de Bolivia (Andrade, 2014). También es necesario considerar que aunque La Niña y El Niño cambian la probabilidad de ocurrencia de determinadas características climáticas, no se tienen las mismas consecuencias pudiendo cualquier episodio, sin considerar su intensidad, tener graves repercusiones en determinadas regiones (Organización Metereológica Mundial, 2018).


Conocer la dinámica del clima, permite realizar acciones de adaptación y prevención a los eventos de cambio climático que vengan, integrando los mismos a procesos de planificación y evaluar acertadamente las alteraciones naturales que se dan por acciones humanas (Aguirre, 2005). El Panel Intergubernamental para el Cambio Climático – IPCC, manifestó que la simulación del clima de Sudamérica se ve afectado por deficiencias en los modelos, llevando a presentar grandes diferencias entre una y otra. De acuerdo a los antecedentes históricos de clima en la región, hay una tendencia creciente por déficit como por exceso de la temperatura y la precipitación, bajo las condiciones actuales, los cambios se acentuaran para finales del siglo XXI, lo que ocasionaran mayores condiciones de eventos de gran impacto. Aun así, se requieren mejores estudios y la ampliación de la red de observación para mejorar las simulaciones y así poder predecir el clima futuro, reduciendo la incertidumbre. Para el caso de Bolivia, de acuerdo a un estudio de validación de modelos climáticos del Banco Interamericano de Desarrollo, se señala un aumento promedio de 4.4°C de temperatura hasta el 2100, con máximo incremento en la zona norte y en la zona de Altiplano Sur, el cual se considera por encima de la variabilidad climática. El estudio también muestra una mayor precipitación en tierras bajas durante el verano, lo que puede derivar en el riesgo de inundaciones (Andrade, 2014).

Debemos considerar que los eventos climáticos extremos de hoy serán el clima “normal” de mañana (United Nations Office for Disaster Risk Reduction, UNISDR, 2015), lo cual representa un reto para manejar estos cambios, aplicando mecanismos de resiliencia y disminuyendo el nivel de exposición y vulnerabilidad de los ecosistemas naturales y humanos a nivel local regional e internacional, considerando también aspectos culturales, los cuales se encuentran estrechamente relacionados con la manera de prepararse a estas variaciones.


Referencias
Aguirre, Emiliano. 2005. Cambios cíclicos, tendencias y alteraciones naturales del clima. [En línea] 2005. [Citado el: 10 de julio de 2018.] www.rac.es/ficheros/doc/00451.pdf.
Andrade, Marcos F. 2014. La economía del cambio climático en Bolivia: Validación de modelos climáticos. [ed.] C. Ludeña y Sanchez-Aragon L. Washington D.C. : Banco Interamericano de Desarrollo, 2014. Vol. Monografia 184.
Liebmann, Brant y Mechoso, Carlos. 2011. The South American Monsoon System. The Global Moonson System: Research and Forecast. [En línea] 2011. http://people.atmos.ucla.edu/mechoso/Liebmann.pdf.
Montealegre Bocanegra, José Edgar y Pabon Caicedo, José Daniel. 2000. La Variabilidad Climática Interanual asociada al ciclo El Niño - La Niña- Oscilación del Sur y su efecto en el patrón pluviométrico de Colombia. Metereología Colombiana. [En línea] 2000. [Citado el: 17 de julio de 2018.] ciencias.bogota.unal.edu.co/fileadmin/content/geociencias/...colombiana/.../02_02.pdf.
Organización Metereológica Mundial. 2018. El Niño - La Niña hoy. [En línea] junio de 2018. [Citado el: 23 de julio de 2018.] https://public.wmo.int/es/media/comunicados-de-prensa/el-ni%C3%B1o-la-ni%C3%B1a-hoy-marzo-de-2018.
Rodrigo, Cristian. 2008. La corriente Circumpolar Antártica y su influencia en el clima. Research Gate. [En línea] 2008. [Citado el: 17 de julio de 2018.] https://www.researchgate.net/publication/277127547_La_Corriente_Circumpolar_Antartica_y_su_influencia_en_el_clima.
United Nations Office for Disaster Risk Reduction, UNISDR. 2015. América del Sur, enfoque para la gestión del riesgo de desastres. [En línea] enero de 2015. [Citado el: 10 de julio de 2018.] www.sela.org/media/2262362/america_del_sur_-_enfoque_para_la_grd_2015.pdf.
Uriarte, Antón. 2010. Historia del clima de la Tierra. [En línea] octubre de 2010. [Citado el: 10 de julio de 2018.] www.herbogeminis.com/IMG/pdf/historia_del_clima_de_la_tierra_anton_uriarte.pdf.

POR FAVOR RESPETA EL TRABAJO DEL AUTOR. Cita el artículo de acuerdo a la Norma ISO 690-2:

Chacón Flores, Natalia. (2018). ¿Cuáles son los fenómenos climáticos que afectan a Bolivia?. [En Línea] 20 de agosto de 2018. Disponible en Internet: http://www.natzone.org/index.php/component/content/article/16-frontpage-blog/educacion-ambiental/440-cuales-son-los-fenomenos-climaticos-que-afectan-a-bolivia?Itemid=101

PLANTILLA_AFICHE_HERRAMIENTAS INV_web.JPG

TwitterShare on TumblrLa creación del nuevo Ministerio de Energía en Bolivia, a principios del 2017, es sin duda un gran impulso y compromiso para q
TwitterShare on TumblrEl tráfico de animales silvestres es quizá una de las amenazas más fuertes a la que se enfrenta varias especies en los últim
TwitterShare on TumblrEl cambio climático es indiscutible, muchos de los cambios observados no han tenido precedentes. La atmósfera y el océano se
TwitterShare on TumblrLos sonidos son una característica permanente y dinámica de todos los paisajes, tanto urbanos (generados por vehículos, siren

ÚLTIMA PUBLICACIÓN

PLANTILLA_TEXTOS_NATZONE_WEB.JPG

Nuestra Misión: Investigar, difundir y capacitar sobre temática ambiental actual a la sociedad en general, para promover la cultura ambiental.

Nuestro Lema: Reintregrándote con nuestro ambiente