Natural Zone
Reintegrándote con nuestro Ambiente. Reintegrándote con nuestro Ambiente.
Comienza a Explorar
Seguidores
Personas Capacitadas
Actividades
Lecturas Diarias

La Lombricultura, o cría de lombrices, viene desarrollando un alto índice de perspectivas en el plano económico, social y ambiental siendo una alternativa que contribuye al desarrollo sostenible sin deteriorar el medio ambiente, beneficiando tanto al hombre como a la naturaleza.  

La Lombricultura, también denominada lumbricultura, vermicultura o cría de lombrices de tierra, es una actividad zootécnica bastante reciente. Aunque históricamente se remonta al antiguo Egipto, donde se consideraba a la lombriz de tierra como un animal valioso y sagrado, desarrollándose este tipo de producción animal en Estados Unidos a finales de la década de los años 40 del siglo XX (Barbado, 2005).

 

La lombricultura es una actividad centrada en la crianza de lombrices, mismas que posteriormente se utilizan para diversos fines. Tradicionalmente se ha asociado el aspecto comercial de la lombriz con el negocio de la pesca. Sin embargo, ésta es tal vez la menor de sus aplicaciones. Según Conté, (2007) la lombricultura “permite aprovechar el origen mineral de la tierra garantizando su fertilidad al igual que evita la erosión y contaminación del mismo”.

 

Rojas, (2006) plantea que “el cultivo de lombrices es sencillo y de bajo costo siendo este un potencial de desarrollo sostenible, por su fácil exportación y comercialización en cualquier sector geográfico”. Es decir que, el cultivo de lombrices es una alternativa viable que permite mejorar la calidad de los cultivos fortaleciendo y consolidando la sustentabilidad económica alimentaria de los individuos que la cultivan. Además, tiene un bajo costo en comparación con otros abonos químicos. Es por eso que las lombrices constituyen un recurso potencial de gran interés en la sostenibilidad de la agricultura, pues, participan en la regulación de las propiedades físicas del suelo, la dinámica de la materia orgánica del entorno y el crecimiento de las plantas (Lavelle, y otros, 1999). Junto a otros organismos macro descomponedores forman parte de la fauna del suelo. Esto se debe a su capacidad de descomponer la materia orgánica, reciclar nutrientes y la formación de suelo (Räty, y otros, 2004), actividad que puede ser afectada en presencia de elementos tóxicos en el suelo (Spurgeon, y otros, 1994).

Imagen 1. Lombricultura

 humus liquido de lombriz roja californiana D NQ NP 832711 MLC20618744152 032016 O

Fuente: La Ligua, 2008

 

Según Palomino, (2005) la Lombricultura “se ha convertido en una herramienta eficaz para degradar cualquier tipo de desecho orgánico, disminuyendo de esta manera el impacto ambiental que causa la producción excesiva de desechos”. Existen varias especies de lombrices utilizadas con tal fin, entre ellas la Allopora caliginosa (lombriz de campo, que es útil para la agricultura pero se reproduce escasamente), la Ocasium lacteum (lombriz parda, que se desarrolla en suelos arenosos y húmedos), la Dendrobaena alpina (lombriz del lodo), la Lombricus terrestris (lombriz de tierra, que cava galerías muy profundas, prefiere regiones frías y se reproduce poco), la Lumbricus rubellus (lombriz de los residuos orgánicos, vive tanto en la superficie como en el interior del suelo) y la Eisenia foetida(lombriz del estiércol o roja californiana, de gran actividad reproductiva) (Compagnoni, y otros, 1984).

 

Araya, (2007) plantea que la lombriz roja californiana (Eisenia foetida): “Es una gran fuente de insumos (abonos) orgánicos. En la actualidad este tipo de lombriz se encuentra en la mayor parte del mundo, y de esta se puede generar el humus líquido, sólido y la carne de lombriz, cuya forma comercial es la harina de lombriz”. 

 

Imagen 2. Humus de lombriz 

humus de lombriz 20k lombricomposta fertilizante organico D NQ NP 978011 MLM20449344767 102015 F

Fuente: Obregon, 2017

 

Según Araya, (2007) el humus de lombriz es una materia orgánica del suelo, homogénea, amorfa, de color oscuro e inodora. El humus es una sustancia con un alto porcentaje de proteínas bastante estables a la descomposición y es un compuesto predominante de la materia orgánica de los suelos. 

 

Por otra parte, Rivera y Zerpa, (2010) expresan que el humus de lombriz es un fertilizante de primer orden, que protege al suelo de la erosión siendo un mejorador de las características fisicoquímicas de la estructura del suelo. El humus hace al suelo más permeable al agua y al aire, aumentando la retención hídrica, regulando el incremento y la actividad de los nitritos del suelo; y la capacidad de almacenar y liberar los nutrientes requeridos por las plantas de forma equilibrada, absorbe los compuestos de reducción que se han formado en el terreno por compactación natural o artificial. Su color oscuro contribuye a la absorción de energía calórica, neutralizada la presencia de contaminantes debido a su capacidad de absorción. Por su pH neutro no presenta problemas de dosificación ni de fitotoxidad y su actividad residual mantiene el suelo hasta cinco años.

 

La cría de lombrices no requiere grandes inversiones, espacios, infraestructura ni tiempo. Además, ayudan a mejorar la calidad de los suelos de manera natural y económica, siendo una alternativa sostenible que podría implementarse en Bolivia. Si consideramos algunas limitantes en cuanto a su aplicación en nuestros suelos ya que la lombriz roja californiana (Eisenia foetida), que es utilizada con mayor frecuencia requiere de altas concentraciones de materia orgánica como medio de vida y alimentación, por lo que no sobreviven mucho tiempo en suelos con bajos porcentajes de materia orgánica, sin poderse adaptar a cualquier parte ya que para un óptimo desarrollo requiere diferentes condiciones ambientales.

 

Las lombrices afectan la dinámica de la vegetación en los ecosistemas, naturales, ya que pueden influir, de manera selectiva, en la diseminación de las semillas, permitiendo una mejor aireación y drenaje. Mejorando así las propiedades funcionales del suelo, promoviendo el crecimiento de las plantas, optimizando la distribución del agua y disminuyendo la contaminación ambiental. 

Referencias

• Araya. 2007. Lombrices de tierra con valor comercial. Mexico : Universidad de Quintana Roo, 2007.

• Barbado. 2005. Cría de Lombrices. Argentina : Editorial Albatros, 2005.

• Compagnoni y Putzolu . 1984. Cría moderna de las lombrices y utilización rentable del humus . Barcelona : De Vecchi , 1984.

• Conté. 2007. La Lombricultura. Alternativa Endogenista. Sabana de Mendoza Truijillo : s.n., 2007.

• Lavelle, Brussaard y Hendrix. 1999. Earthworm manegement in tropical agroecosystemes. Oxon y New York : CABI Publishing, 1999.

• Palomino. 2005. Manual de guía de la lombriz de tierra. Bogotá : San, 2005.

• Räty y Huhta. 2004. Earthworm communities in birch stands with different origin in Central Finland. s.l. : Pedobiologia, 2004. 48:283-291..

• Rivera y Zerpa. 2010. Lombricultura y abonos orgánicos. Mexico  : Universidad Autónoma de Chicago, 2010.

• Rojas. 2006. Inmunología. Cooperación para investigaciones biológicas. Bogota, Colombia  : La Quimera , 2006.

• Spurgeon, Hopkin y Jones. 1994. Effects of cadmium, copper, lead and zinc on growth, reproduction and survival of the earthworm Eisenia foetida (Savigny): assessing the environmental impact of point-source metal contamination in terrestrial ecosystems. . s.l. : Environmental Pollution., 1994. 84:123-130.

Nuestra Misión: Investigar, difundir y capacitar sobre temática ambiental actual a la sociedad en general, para promover la cultura ambiental.

¿Qué opinan sobre Natural Zone?

99.7% de nuestros clientes están satisfechos con el nivel de las capacitaciones.
Excelente emprendimiento de jóvenes profesionales sobre Medio Ambiente.
Cecilia Jauregui Gamarra
Cecilia Jauregui Gamarra CEO de Innovaplast
95.2% de nuestros clientes recomendarían a Natural Zone como empresa de capacitación específica en temática Ambiental.