Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up
Bienvenidos
Reintegrándote con nuestro Ambiente.
Capacitación
Reintegrándote con nuestro Ambiente.
Actividades
Reintegrándote con nuestro Ambiente.
Lunes, 10 Octubre 2016 00:00

La Necesidad de Energía en el eje Perú-Bolivia-Brasil, Caso: Complejo Hidroeléctrico Río Madera Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El Complejo Hidroeléctrico del Río Madera se constituye como una de las mega-obras de "integración y desarrollo". Incluye la instalación de 4 grandes hidroeléctricas en el eje amazónico Brasil-Bolivia-Perú; para impulsar los sectores de transporte, energía y telecomunicaciones.

 

La cuenca del río Amazonas atraviesa el territorio de los bosques húmedos correspondientes a los países de Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam y Guyana Francesa. Entonces, el proyecto hidro-energético más grande de la Amazonía pretende embalsar al segundo río más caudaloso de la cuenca, segundo después del mismo Amazonas; es decir, el río Madera. El río Madera tiene su origen en los Andes, formado por los ríos Beni, Madre de Dios y Mamoré; es fuente principal de sedimentos suspendidos y sólidos disueltos de la cuenca del Amazonas.

 

Entre las iniciativas para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA) se encuentra el Complejo Hidroeléctrico del Río Madera. El eje Perú-Bolivia-Brasil comprende el corredor Madera-Madre de Dios-Beni; donde se emplazarían las 4 hidroeléctricas.

 

Dos de ellas, San Antonio y Jirau ubicadas en el Estado de Rodonia-Brasil, una binacional en Guajará Mirim (Bolivia-Brasil) y la última en Cachuela Esperanza en el río Beni (Bolivia). Además este proyecto IIRSA contempla la construcción de una hidrovía de 4250 km de largo para posibilitar la navegación de grandes embarcaciones.

 

El enfoque de desarrollo socioeconómico del Complejo Hidroélectrico Madera prioriza la logística de transporte y desarrollo económico para Bolivia, Perú y Brasil. Por otro lado, el objetivo es satisfacer la demanda energética del sector industrial de Brasil y de esta manera incentivar la inversión de empresas privadas. A largo plazo, la navegabilidad de estos ríos abriría las puertas a una ruta de exportación para la expansión de la producción de soya en la Amazonía.

 

Se reconoce que cualquier proyecto hidroeléctrico trae consigo en un potencial energético y es considerado por muchos como una fuente "limpia" de energía. No obstante, el impacto ambiental es significativo ya que influye directa e indirectamente en las actividades de las personas y desde luego, los cambios físicos de los ríos, cambio en la corriente, temperatura, efectos negativos en las especies, que constituye paulatinamente a la pérdida de biodiversidad. Adicionalmente, contribuye a la generación de gases de efecto invernadero (GEI) y el cambio de calidad de las masas de agua; que genera problemas en la salud pública y la proliferación de vectores de enfermedades.

 

En cuanto a los impactos socio-ambientales, se identifican tres tipos de impactos:

 

Tabla 1. Principales Impactos Socio-ambientales del Proyecto: “Complejo Hidroeléctrico Río Madera”

Impactos de corto plazo

(fase de inicio de construcción)

Impactos a mediano plazo (fin de la construcción) Impactos a largo plazo

-Deterioro en la estructura aledaña por obras de cantería.

-Afectación directa de ictiofauna.

-Desalojo de poblaciones ribereñas e inseguridad social

-Afluencia de gente de otras regiones.

-Incremento de casos de malaria.

-Ampliación de fronteras agropecuarias.

-Represamiento e inundaciones directas por remanso hidráulico.

-Aumento de la malaria y otras enfermedades

Afectación de la ictiofauna.

-Amplificación de las inundaciones durante eventos climáticos extremos.

-Golpes de agua por grandes riadas.

-Inundaciones prolongadas o permanentes.

-Incremento de enfermedades, desaparición de pueblos indígenas.

-Cambios en los ecosistemas y base de recursos, extinción de especies.

Fuente: Elaboración Propia en base a datos de plataformaenergética.org

Jirau y San Antonio

 

Las represas del complejo tienen por objeto crear una caída para generar energía al mercado brasileño. Jirau con 3300 MW, San Antonio con 3150 MW se adjudicaron en diciembre de 2007 y mayo 2007. Actualmente estas represas están en operación. Conforme a los estudios efectuados por el Instituto Brasileño de Medio Ambiente (IBAMA), la extensión de impactos directos o indirectos de Jirau y San Antonio es factible en relación a la sobre-elevación del nivel de agua, como también en relación a la productividad pesquera, viabilidad poblacional de especies de peces y la proliferación de la malaria.

 

El año 2014 las estaciones bolivianas desde Rurrenabaque hasta Cachuela Esperanza y desde Puerto Villarroel hasta Guayaramerín, identificaron que los caudales superaron por 10 a 30% los caudales máximos históricos. Ello coincidía con las inundaciones y crecida de ríos que se desataron en el norte de Bolivia. La crecida se desarrolló en un contexto hidrológico-climático en que parece haber aumentado la frecuencia de las crecidas en la cuenca del río Madera.

Imagen 1. Inundación Beni -Bolivia. Gestión 2014

000 Mvd6592383

Fuente: S/N (2014)

 

Varias Organizaciones Ambientales manifestaron desde la gestión 2007 los riesgos de la alteración hidrológica de la cuenca del río Madera, a partir de la construcción de las megarepresas Jirau y San Antonio en Brasil. Asimismo, eventos climáticos de pluviosidad extrema en toda la región, con alta probabilidad de estar asociados al cambio climático, incluso bajo ausencia de los fenómenos El Niño y La Niña (ENSO), produjeron las precipitaciones e inundaciones más desastrosas, posiblemente, de los últimos cien años.

 

Otro elemento que incrementa el nivel de riesgo en los eventos extremos de esta naturaleza es, la alta tasa de deforestación en Bolivia y Brasil, que a la vez de ampliar las emisiones de gases de efecto invernadero que aportan al calentamiento global, incide en un mayor escurrimiento de las aguas. Jirau y San Antonio retardan el drenaje de las aguas, por lo tanto, al haber provocado la alteración de la dinámica hidrológica del río Madera. La situación empeoraría al dar luz verde a las represas de Cachuela Esperanza y la binacional Ribeirão.

 

Lo que depara el Complejo Hidroeléctrico Madera

 

De acuerdo a la Evaluación de Impacto Ambiental del proyecto, se estima que la construcción del Complejo Madera obligará el desplazamiento de 3000 a 7000 personas. En dicho EIA no se ha especificado la población afectada directa o indirectamente, a excepción de las personas a desplazarse. Con referencia a las comunidades indígenas y campesinas en la región, se considera que se verían afectadas varias poblaciones aisladas como los Karawixi y Karipuninha. Los sociólogos argumentan que la afectación traería consigo la "etnofagia cultural", es decir, la pérdida de su identidad como indígenas, al convertirse en mano de obra barata o desempleados. Los núcleos urbanos atraerías cantidad de migrantes en busca de trabajo, estimándose un aproximado de 100000 personas, el de la población actual de Porto Velho.

 

Adicionalmente, el estilo y calidad de vida en la región cambiaría drásticamente. Por ejemplo la pérdida de biodiversidad por las inundaciones afectará a los pescadores y cazadores; ya que las especies que utilizan de sustento habrán disminuido. Los agricultores, caucheros y productores de castaña se verían afectados por la disminución de cosechas a causa de la reducción de sedimentos nutritivos aguas abajo de las represas.

 

Imagen 2. Niveles de Agua, Río Madera

caso madera

Fuente: Molina,J. (2014)

Los estudios realizados también lograron estimar que el 70% de las especies de peces existentes desaparecerán al siguiente año a la construcción de las represas. Paralelamente, podrían ocasionar la extinción de bagres migratorios del área como la dorada y el babao, puesto que no tendrían acceso a sus áreas de desove, y proliferarían las especies predatorias como la piraña roja.

 

Con referencia a la vegetación de la región, ésta también estaría amenazada por el aumento de deforestación . De   hecho, se ha reportado un aumento de 600% de deforestación en la región. Aparte, el cultivo de soya ya es una de las principales causas de deforestación de la selva amazónica, y se estima que éste y el cultivo de otros granos convertirá hasta 7 millones de hectáreas de selva brasileña en tierra agrícola, y un número similar en territorio boliviano.

 

La acumulación de sedimentos aguas arriba de las represas podría causar la elevación de la superficie del río, debido a la topografía plana del Amazonas, y éstas aguas podrían extenderse sobre una vasta área, infiltrando las áreas protegidas, selvas y tierras de cultivo y pastoreo de Bolivia.

 

Entre las últimas noticias relacionadas a este tema, el 29 de abril del presente año, la Empresa Nacional de Electricidad ENDE-Bolivia y la brasileña estatal Electrobras firmaron un acuerdo que abre paso a proseguir con la construcción en el río Madera y la optimización de la central Cachuela Esperanza. El objetivo principal es el aprovechamiento de toda la Cuenca del Río Madera para la exportación de electricidad, con una potencia entre 600 a 900 MW. Hasta ahora el proyecto sigue cuestionado por especialistas ambientales. El gobierno boliviano proyecta convertir al país en el "corazón energético" del continente.

 

REFERENCIAS:

 

Herencia (2007) “Hidroeléctricas”. Disponible en: http://www.herencia.org.bo/webdocs/pdfs/HIDROELECTRICAS_J-SA.pdf

Torrez, G. (2011) “Hidroeléctricas en el Madera” Disponible en: http://www.laprensa.com.bo/diario/opiniones/columnistas/20111101/hidroelectricas-en-el-madera_10747_17939.html

Molina Carpio, J. (2014) Conversatorio "Las represas brasileñas de Jirau y San Antonio y las inundaciones en el Beni" Disponible en: http://www.cambioclimatico-bolivia.org/archivos/20140427181952_0.pdf

Ribera Arismendi, M (2010) "Las Megarepresas del Rio Madera: ¿Qué pasará con la Amazonía Boliviana? Disponible en: http://plataformaenergetica.org/sites/default/files/MEGAREPRESAS%20Y%20RIO%20MADERA.pdf

AIDA, (2009) "Informe Grandes Represas en América, ¿Peor el remedio que la Enfermedad?" Disponible en: http://www.aida-americas.org/sites/default/files/INFORMEREP5Bmadeira_0.pdf

Costa, A.K.N.; Vibian C. F.; Cardoso D.E.V. y Guerra S.M.G. (2009) "Brasil y sus intereses en la construcción de Cachuela Esperanza, Bolivia". Revista Latinoamericana POLIS. Disponible en: https://polis.revues.org/10399

La Prensa (2016) "Bolivia acuerda con Brasil construir dos hidroeléctricas". Disponible en: http://www.laprensa.com.bo/diario/actualidad/economia/20160430/bolivia-acuerda-con-brasil-construir-dos_77335_134459.html

Visto 1117 veces Modificado por última vez en Lunes, 31 Diciembre 2018 02:14