Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up
Bienvenidos
Reintegrándote con nuestro Ambiente.
Capacitación
Reintegrándote con nuestro Ambiente.
Actividades
Reintegrándote con nuestro Ambiente.
Miércoles, 27 Julio 2016 14:39

Tráfico de Especies Forestales en Bolivia Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

La extracción indiscriminada de árboles y los desmontes para la ampliación de la frontera agrícola, la ganadería y el contrabando de madera, afectan de manera directa a la cobertura boscosa de Bolivia.

 

La riqueza forestal de Bolivia se expresa en que ocupa el sexto escalón mundial en extensión de bosques tropicales y el decimoquinto en cobertura boscosa. Pero este patrimonio fue en franco detrimento en las últimas cuatro décadas, ya que la superficie de bosques estimada en la nación hasta 1993, que alcanzaba a 53,5 millones de hectáreas —o sea 48,6% del territorio nacional—, decayó a 46 millones por la  deforestación aplicada entre 1975 y 2010.

 

Miles de árboles de las especies en extinción (mara, cedro, robre y nogal) son derribados y comercializados clandestinamente en mercados de Cochabamba, Beni y La Paz para la producción de muebles de exportación.

 

La ilegalidad se asienta en regiones específicas del país. La ABT define a éstas como “zonas críticas” del aprovechamiento ilegal de productos forestales, relacionados con desmontes vinculados a la habilitación de tierras agrícolas, contrabando de madera y presión de asentamientos ilegales.

 

Entre estos lugares figuran:

 

  • El Abuná y la zona Bolpebra en Pando.
  • Ixiamas-Manurimi entre Pando y La Paz.
  • Palos Blancos-Caranavi-La Asunta, en La Paz.
  • Yucumo, entre La Paz y Beni.
  • Reserva Forestal Choré, entre Beni y Cochabamba.
  • Reserva Forestal Bajo Paragua y San Miguel-San Rafael en Santa Cruz.

 

El tráfico de madera compromete a varios actores y cada uno desempeña un rol, que varía según la “zona crítica”. En el primer eslabón están los taladores, los que extraen la madera (campesinos, indígenas, “piratas” que buscan áreas sin ningún control, menonitas o propietarios privados); luego están los intermediarios o los que transportan la mercadería a almacenes, aserraderos o barracas y carpinterías.

 

En La Paz, los traficantes se aprovisionan de madera de los Yungas, Palos Blancos, Alto Beni, Apolo, Ixiamas, Irupana, Circuata, Cajuata, Licoma, Inquisivi, Quime. Para transportarla a las urbes de La Paz y El Alto usan rutas alternas y la más reciente es Conani, camino a Oruro. Son caravanas de tres a cinco camiones y tienen informantes con movilidades pequeñas en el trayecto.

 

En Pando los sitios más conflictivos se concentran en la frontera con Perú, donde el contrabando va de la mano con la complicidad de lugareños de los poblados de Soberanía, Puerto Sucre, Londres, San Francisco, 1º de Mayo, Filadelfia y Nueva Unión. Son lugares desprotegidos, no se puede llegar a ellos por falta de caminos. Por eso los extranjeros hacen suyos los recursos forestales maderables y no maderables bolivianos.

 

Por otro lado, en Santa Cruz las reservas forestales, áreas protegidas e incluso parques nacionales sufren constante deforestación por la ampliación de la frontera agrícola y el avasallamiento de colonos que argumentan no tener tierras donde vivir, a la par que otros las usan sólo para la actividad ilícita de la siembra de coca.

 

Se ha descubierto que para trasladar la madera por caminos alternativos hasta el departamento de La Paz, los choferes de camiones cobran desde 1.700 a 2.000 dólares.

 

El 80% de estos recursos aterrizan en La Paz porque concentra a exportadoras y comercializadoras, y también a almacenes y barracas ilegales. Aparte, la ABT tiene en la mira a China como país que obtiene madera de contrabando, y el especialista en proyectos ambientales Víctor Hugo Gutiérrez apunta a otras naciones fronterizas: Brasil, Perú, Argentina y Paraguay.

 

Para fortalecer la lucha contra el tráfico de madera y otros delitos, se ha formado la Fuerza de Defensa de Medio Ambiente y Bosques, que incluye a los militares. La meta es voltear la tortilla de la ilegalidad, que hasta hace dos años provocó que de los 3,6 millones de hectáreas deforestadas en Bolivia, sólo 1,2 millones fueran fiscalizadas. Un imperio que tambalea, pero que se resiste al derrumbe.

 

REFERENCIAS:

 

Villarroel  & Gómez 2012. Nueve regiones del país alimentan el tráfico de madera. Periódico La Razon. Bolivia. Disponible en: http://www.la-razon.com/index.php?_url=/suplementos/informe/regiones-pais-alimentan-trafico-madera_0_1666633441.html´

Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra ABT.  Informe de resultados Gestión 2012 – 2013. 

 

Visto 1190 veces Modificado por última vez en Lunes, 31 Diciembre 2018 02:23